Close

¿Harto/a de que todo lo que lees tenga que ver con la política?

Las redes sociales amplifican el efecto de nuestras opiniones personales, nuestras reacciones y nuestros posicionamientos políticos. Un mal uso de estos medios, provoca conflictos personales y perjudica nuestras relaciones con amigos y familiares.

Comprueba en 1 minuto si el conflicto catalán está afectando a tus relaciones personales

No insultes. No juzgues.

El primer paso para rebajar la tensión asociada al conflicto consiste en no juzgar las opiniones ajenas. No estar de acuerdo con una opinión ajena no te autoriza a insultar o despreciar a su autor, sobre todo si es tu amigo, tu compañero de trabajo o tu cuñado. Bueno, si es tu cuñado, a ver, ya nos entendemos.


Alguien que tiene una opinión fuerte o distinta a la tuya no es un nazi, un facha o un asesino. Los catalanes/españoles/policías/políticos/periodistas/(pon lo que prefieras) no son clones ni conspiran para hacerte la vida imposible. En todas partes hay buenas personas e hijos de puta. Que sí, que no hay que insultar, pero es que hay cada uno por ahí... Por suerte, son casos aislados.


Quiere un poco, incluso a los que crees que no lo merecen. Todos buscamos que nos quieran. Incluso los hijos de puta.

No respondas en caliente. No creas cualquier cosa. Respeta.

Estamos en un momento de tensión. Muchas personas reaccionan sin pensar y creen cualquier cosa que aparece en internet o en los medios de comunicación. 


Todo el mundo tiene una hoja de ruta. Los medios, las asociaciones, los políticos, incluso tu madre tiene un plan y lo va a llevar a cabo. Verifica tus fuentes, no seas canelo. Vas a quedar fatal si luego descubres que la foto estaba trucada, ese señor no estaba allí o ese cura era tu padre.


En un momento así, todo lo que escribas puede ser malinterpretado o encender una chispa que no esperabas. No renuncies a opinar y compartir, pero hazlo de forma consciente y responsable. Y si no sabes qué cojones decir, sube una foto de un gato y genera algunas sonrisas. El humor es la mejor forma de salir de una situación tensa.

Desconecta.

A veces la tensión puede vencernos y obligarnos a meternos en el barro casi sin ser conscientes de ello. Desconecta durante 24 horas. Intenta no pensar en esto. No accedas a las redes sociales, no veas las noticias, no hables con gente tóxica.


Al fin y al cabo, nada de lo que digas o hagas va a cambiar las cosas. Tu vida, tu familia, tus amigos, tus compañeros de trabajo y hasta tu gato agradecerá que estés pendientes de ellos en vez de abrasarles con la última ocurrencia de unos y otros.


Un día sin política puede ayudarte a salvar tus relaciones personales y a rebajar mucho tu nivel de ansiedad. No va a pasar nada y si pasa, al menos no será por tu culpa.


Un día sin política te ayudará a tomar perspectiva y a enfrentarte de forma mucho más objetiva a la realidad. Haznos caso. No te lo van a poner fácil, pero hazlo por ti y los tuyos. Al fin y al cabo tomar una cerveza -o una mirinda, no nos pongamos estupendos- con la gente a la que quieres es mucho mejor que dejarte los ojos y los dedos en cualquier red social.

Si tienes alguna idea que pueda ayudar a los demás, escríbela ahora mismo, antes de que se te olvide. ¡Rápido!